Skip to content

Las operaciones psicológicas de Nelson Bocaranda al descubierto. La manipulación informativa en el caso del intento de homicidio de los estudiantes de la UCV. Crónicas de la libertad de expresión en Venezuela.

05/06/2009
nelson bocaranda, palangrista venezolano y ejecutante de operaciones psicológicas contra la Revolucion Bolivariana

nelson bocaranda, palangrista venezolano y ejecutante de operaciones psicológicas contra la Revolucion Bolivariana

Probablemente Nelson Bocaranda Sardi sea la cara más visible de la Guerra de Cuarta Generación que se desarrolla en Venezuela. Comúnmente, el modus operandi de este alfil en el tablero de las operaciones psicológicas consiste en generar matrices de opinión. Una matriz de opinión, concebida en este contexto es una afirmación que es concebida para atacar al enemigo, defenderse de un ataque o confundir a la opinión pública frente a una acción determinada. Nótese que en el ambiente bélico de la comunicación contemporánea, el objetivo es la masa. Pero, profundicemos un poco en el tema antes de analizar la acción en sí misma.

Por el término “masa” definiremos a ese hilo o alma colectiva que hace al heterogéneo constructo que conforma los habitantes de una comunidad, por más diferentes que sean sus roles en la vida, les hace comportarse de manera distinta cuando están juntos. Nótese que el uso del término es despectivo en sí mismo por su referencia a lo indeterminado. Es una tradición heredada de la Ilustración que al condensar la enorme contradicción que les suponía la enorme ambiguedad de “pueblo” como noción política. Ya Maquiavelo afirmaba que “buenas leyes surgen de los tumultos” y que “aunque ignorante el pueblo sabe distinguir la verdad”. Pero al mismo tiempo, ve en el pueblo una amenaza perenne de desorden civil. Esta idea es la base de lo que hoy entendemos por “cultura” y “popular”. Lo popular como lo in-culto, como lo que se designa y nace a partir de la negación de la cultura, lo que se se define a partir de la carencia. Hobbes indaga en el asunto y predispone, entonces a la noción política del pueblo como ente articulado de gobierno civil, como estandarte de la soberanía originaria y primigenia, una acepción negativa de lo “popular”en el campo de la cultura. Resume con esto lo que “los cultos” quisieran ver arrasado: superstición, ignorancia e inestabilidad.

De esta coyuntura nace la hegemonía. A mediados de 1835 comienza a cuajar la idea de una sociedad de masas, o el papel de las “muchedumbres” en la sociedad; esta idea contiene algo del pánico aristocrático a las turbas y del desprecio y asco que sienten los mismos hacia “la prole”. Los embates de la industrialización capitalista en el modo de vida de las clases populares comienza a ser evidente: al paso de una técnica más racional y mayor riqueza material, las relaciones sociales eran más irracionales y más ínfima la cultura del pueblo. En el medio del siglo XIX la utopía progresista era un dogma, que no tenía nada que ver con el estado real de la sociedad, puesto que se afirmaba en pilares que bañaban con su sombra sólo a las clases más pudientes; desde la derecha política, “los intelectuales” se atreven a dar un enunciado que describiría lo que pasa: la formación del alma colectiva es infantil, errática, impulsiva y emocional. Por lo tanto, son incontrolables. Y como el sistema capitalista necesita de “la masa” ( Le Bon decía: “la civilización industrial no es posible sin la formación de multitudes”), la psicología de derecha se ocupa de descubrir y manipular el cómo se produce la sugestión de la masa, para operar sobre ella.

Precisamente esta sugestión es la especialidad de Nelson Bocaranda. Y posee ciertos parámetros que podemos analizar en frío, pero leamos la “noticia” primero:

 medio

¿UCV/PSUV? Las discrepancias dentro del Gobierno se acentúan al nivel estudiantil. Los últimos actos vandálicos dentro de la UCV se los achaca la misma gente del partido gobernante, presuntamente, a los integrantes del M28 encabezados por el estudiante Fernando Rivero -expulsado cuando la toma del rectorado pero más tarde amnistiado por el rector Antonio París- e integrado por los jóvenes de nombre Andreína, Galeano, Ascanio, Carlos, Kevin, Fausto y Vicente apoyados por el ministro Elías Jaua y dos líderes del centro de estudiantes de Sociología entre los años 85 y 89. Fueron los que dejó entrar el ministro Acuña a su despacho para emboscar a los rectores de la UCV y la USB. El grupo que los enfrenta, y que se siente el verdadero vocero universitario en el PSUV, pertenece a la Escuela de Trabajo Social y lo comanda Héctor Rodríguez, ex ministro de Secretaría quien tendría el apoyo de la UPV y La Piedrita. Este conjunto de TS reclamó la venganza contra el M28 por haber atacado a tiros a su dirigente Juan Carlos Amaro, alias Carapita, en uno de los enfrentamientos en la universidad caraqueña. Como asistente de Rodríguez actúa Leidi Montañés, ex candidata del chavismo a la FCU. Ambos despachan desde Miraflores. Otra procesión… pero armada.

LES PROPONGO UN ANÁLISIS:

1.- “Los últimos actos vandálicos dentro de la UCV se los achaca la misma gente del partido gobernante, presuntamente, a los integrantes del M28”

Con este enunciado, Bocaranda intenta encubrir los actos que sucedieron en la Universidad Central de Venezuela. Grupos armados interceptaron al estudiante bolivariano Juan Carlos Amaro, a quien le efectuaron dos disparos.

La estrategia es clara. Confundir a la masa. Cómo? achacándole el acto al Gobierno Revolucionario, que simbólicamente, es lo mismo que el grupo estudiantil M28. Es decir, para efectos de imagen primaria, se pretende afirmar que el acto es un pase de factura entre los simpatizantes de la Revolución. Pero una lectura secundaria nos dirá que la base conceptual del enunciado es una presunta división entre las fuerzas. Es el constructo, el enunciado fuerte que da soporte lógico a la afirmación y es el metamensaje que se quiere transmitir. Pero no nos engañemos pensando que este mensaje es destinado a la clase popular, y es aquí cuando afirmamos que esta nota de prensa es producto de un laboratorio de información. El metamensaje está destinado a sectores de clase media, “cultos”. La presunta división de los factores revolucionarios implica pérdida de control por parte del gobierno central. Otra vez, la noción de errática, impredecible, hostil, peligroso asignada al pueblo, a la “turba”. Tan incontrolables que se disparan entre ellos por cuotas de poder, y esta versión profundiza en la opinión pública la visión de los revolucionarios como armados, peligrosos, maleantes, etc.

2.- “encabezados por el estudiante Fernando Rivero -expulsado cuando la toma del rectorado pero más tarde amnistiado por el rector Antonio París- e integrado por los jóvenes de nombre Andreína, Galeano, Ascanio, Carlos, Kevin, Fausto y Vicente apoyados por el ministro Elías Jaua y dos líderes del centro de estudiantes de Sociología entre los años 85 y 89.”

De una vez, Bocaranda da nombres y expone al escarnio público a los estudiantes. Ya es costumbre, lo mismo hizo con los hijos del Alcalde Metropolitano. Pero esta vez, liga con gallardía a Ministros y revolucionarios a la lista, buscando dar legitimidad a la intención anterior y paralelamente, sembrar pánico entre los actores del suceso. Es importante acotar que estos estudiantes han sido víctimas de constantes agresiones en su casa de estudios, a partir de su enfrentamiento con el movimiento de derecha estudiantil manos blancas, financiado por la NED y la CATO.

3.-El grupo que los enfrenta, y que se siente el verdadero vocero universitario en el PSUV, pertenece a la Escuela de Trabajo Social y lo comanda Héctor Rodríguez, ex ministro de Secretaría quien tendría el apoyo de la UPV y La Piedrita.

Héctor Rodriguez es Viceministro. Y llegó a su cargo por la enorme popularidad que le brindó, en su faceta de estudiante, la brutal paliza ideológica y conceptual que le brindaron los estudiantes venezolanos revolucionarios a el movimiento manos blancas, de la oposición en la Asamblea Nacional. Una vez más, Bocaranda busca un argumento de “credibilidad”, ya que Rodríguez era un estimado líder estudiantil en la UCV. Una vez más, las satanizadas fracciones políticas populares, UPV y el grupo La Piedrita, ayudan y moldean la imagen de violencia ante la opinión pública; así, forman la plataforma perfecta para asumir que los disparos vinieron de este “lado”.

4.-“Fueron los que dejó entrar el ministro Acuña a su despacho para emboscar a los rectores de la UCV y la USB”.

Con el término “emboscada”, Bocaranda se refiere al debate que abandonó la actual rectora de la UCV, acérrima opositora a la Revolución y que convocó una fatídica marcha en la cual se ondeaban las banderas de “no al recorte presupuestario de la UCV”, y que convocó a estudiantes y todo el que quiera y que llegó al Ministerio de Educación Superior. Allí, los esperaba el Ministro reunido con el pueblo, estudiantes, profesores y demás para enfrentar, ante las cámaras, la verdadera intención y problemática de la convocatoria. Una vez más, la derecha huye ante la posibilidad de dejar ver su verdadero rostro.

5.-Este conjunto de TS reclamó la venganza contra el M28 por haber atacado a tiros a su dirigente Juan Carlos Amaro, alias Carapita, en uno de los enfrentamientos en la universidad caraqueña. Como asistente de Rodríguez actúa Leidi Montañés, ex candidata del chavismo a la FCU. Ambos despachan desde Miraflores. Otra procesión… pero armada.

En conjunto, estas oraciones apuntan hacia la destrucción de la imagen de candidatos afines a ideales progresistas en la Universidad Central de Venezuela, en vísperas a eliminar el movimiento estudiantil insurgente por medio de la intimidación, el escarnio público y la amenaza física. Finalizando, no es este momento, ni es “persecución política” la investigación a este sujeto por parte del Gobierno y las múltiples acusaciones ante las autoridades que pesan en su contra. Ha trabajado bajo el mismo modo durante la totalidad de su carrera, basándose en el chantaje a funcionarios públicos ( el alcalde Jorge Rodríguez lo acusó de chantaje en sus tiempos de rector del CNE). La diferencia es que ahora tiene una fuente mayor de ingresos, más segura, y que le promete ciudadanía y exilio seguro.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 29/11/2009 4:04 am

    Me encanta este blog, este el mejor blog de comedia revolucionaria del Internet. ¿quien necesita Radio Rochela, Comedy Central, etc? LOL

    Nada mas decir que Kevin y Carapita son simples acosados por la “derecha” fue motivo de tremendas risas para mí. Ellos dos y otros mas (aunque no todos los que menciona el malinformado Bocaranda) portan armas dentro de la Universidad y han participado en cada uno de los enfrentamientos entre “chavistas” y “oposición” y entre “chavistas” que han ocurrido en la UCV en los ultimos dos años.

    La conducta de “Carapita” no es precisamente pacifica, todavia recuerdo el dia post Referendo de la Enmienda, cuando un etilico Juan Amaro le ofrecio unos coñazos al tambien patetico ex-presidente (oposición) de la FCU Richardo Sanchez. No podia ni sostenerse en dos y alli estaba buscando camorra.

    Y sí, hay división entre los factores “revolucionarios” de la UCV, de hecho, M28 no participo en elecciones y el resto del chavismo se dividio en tres planchas (Todos Unidos, Unete y Por tu Propia idea) en las elecciones para FCU. Por tanto, aun con mucha mala informacion de Bocaranda – sobre la supuesta relacion con Hector Rodriguez (mas no con la de Lina, esa si esta confirmada) – es cierta la tesis del enfrentamiento entre grupos chavistas.

    De la oposición en la UCV se puede decir muchas cosas negativas – muchas ciertas- pero que estan armad0s es ya exagerar por motivos de propaganda politica. De tener la oposición armas y demas, los grupos chavistas o estarian aniquilados o simplemente la UCV viviria enfrentamientos diarios entre bandas politicas.

    • ESTEBAN MEJIAS permalink
      01/12/2009 11:31 am

      Hola Joselo!
      Nada mejor para reír que la encarnizada lucha de la derecha en la central y su líder, Ricardo Sánchez. Y con lo del aniquilamiento, te lo creo. Vaya si te lo creo, si toda Venezuela vió el asalto que le hicieron a tu facultad… Que viva la risa!

Trackbacks

  1. Cedice y la campaña de terrorismo mediático. Operaciones psicológicas en Venezuela « Guerra Digital para la Resistencia Mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

KA

Agencia de creativos especializados en comunicación contemporánea

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: