Skip to content

Próximo objetivo: El Zulia. El ataque del Southcom contra Venezuela

26/07/2009

 

Éxodo de la centuria 23 /Orlando Romero Harrington

Éxodo de la centuria 23 /Orh+

“El reino de Alejandro Magno se extendía hasta las fronteras de India. El Imperio Romano controlaba las regiones célticas de Europa del norte y todos los Estados helenizados del Mediterráneo. El Imperio Mongol, el mayor imperio contiguo de la historia, se extendió desde el sudoriente de Asia hasta Europa. El Imperio Bizantino duró entre los años de 395 hasta 1495 D. C. En el siglo XVI, el Imperio Otomano abarcó desde el Golfo Pérsico en el oriente hasta Hungría en el noroccidente, y desde Egipto en el sur hasta el Cáucaso en el norte. El Imperio Británico, en su culmen, incluyó casi una cuarta parte de la población mundial.  Sin embargo, ninguno de ellos es comparable al imperio global estadounidense. Lo que hace única a la hegemonía norteamericana es, más que el control de grandes porciones territoriales o centros poblacionales, su presencia global inigualada en los anales de la historia.”

 

Chalmers Johnson  ” Las bases militares del imperio estadounidense” (2009)

 

Más de 600.000 edificios y estructuras, en más de 6.000 bases, y con una extensión mayor a 30 millones de hectáreas. Estados Unidos tenía, hasta el año 2003, 6.702 bases o presencia de escuelas y agregados  militares alrededor del mundo, en los siguientes países: Afganistán, Albania, Alemania, Antigua, Arabia Saudita, Argelia, Argentina, Australia, Austria, Azerbaiyán, Bahamas, Bahrein, Bangla Desh, Barbados, Bélgica, Belice, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Birmania, Botswana, Brasil, Bulgaria, Burundi, Camboya, Camerún, Canadá, Chad, Chile, China, Colombia, Congo, Corea del Norte, Corea del Sur, Costa Rica, Costa de Marfil, Cuba, Chipre, República Checa, Dinamarca, Djibuti , República Dominicana, Timor Oriental, Ecuador, Egipto, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, Eritrea, Eslovenia, España, Estonia, Etiopía, Fidji, Filipinas, Finlandia, Francia, Georgia, Ghana, Gran Bretaña (Inglaterra), Grecia, Guatemala, Guinea, Haití, Holanda, Honduras, Hungría, India, Indonesia, Irak, Islandia, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Jordania, Kazakistán, Kenya, Kuwait, Kirguizistán, Laos, Latvia, Líbano, Liberia, Lituania, Luxemburgo, Macedonia, Madagascar, Malawi, Malí, Malasia, Malta, Marrueco, México, Mongolia, Mozambique, Nepal, Noruega, Nicaragua, Níger, Nigeria, Nueva Zelanda, Omán, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia,

Portugal, Qatar, Rumania, Rusia, Senegal, Serbia y Montenegro, Singapur, Sierra Leona, Siria, Sri Lanka, Sudáfrica, Surinam, Suecia, Suiza, Tailandia, Tanzania, Togo, Trinidad y Tobago, Túnez, Turquía, Turkmenistán, Ucrania, Uganda, Uruguay, Vietnam, Yemen, Zambia, Zimbabwe. El poderío militar de los Estados Unidos es incuestionable. Sin embargo, el sistema económico de este imperio colapsa rápidamente, y la búsqueda de recursos naturales es una prioridad fundamental para su supervivencia. Si me sigue hasta aquí, estimado lector, conozca mi opinión sobre los futuros pasos del ejército de USA para anexarse la mayor reserva del mundo en hidrocarburos. Venezuela.

 

USA y Colombia

 

“Si usted quiere tener un militar fuerte, usted tiene que tener un cuerpo fuerte de suboficiales NCO,”

Michael M. Balch, Sargento comandante de Southcom del comando del ejército.

 

Con esta frase que parece salida de un estudio de mercadeo, USA ha convencido a muchos países de América Latina y Central de la conveniencia de la intromisión del Comando Sur en nuestras tierras. Coloca como ejemplo en su website, el caso de Colombia. Según este militar, “si usted se asoma a la Colombia de los 90¨s, era un estado en crisis”. “Los colombianos eligieron a presidente Alvaro Uribe en 2002, que prometió aplicar la presión militar para quebrar a las FARC y otros grupos proscritos”. Era el resultado de un largo trabajo de inteligencia por parte de la CIA en encontrar y fortalecer a su hombre en Colombia, Álvaro Uribe.

 

Un informe del Departamento de Defensa de Estados Unidos, fechado en septiembre de 1991, da cuenta de las relaciones del presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, con el cartel de Medellín y con el paramilitarismo. La relación de estos hechos fue publicada por la revista Newsweek el 9 de agosto de 2004, en una nota redactada por los periodistas Joseph Contreras y Steven Ambrus, titulada “De la lista negra a la lista de favoritos”. 

Newsweek hace referencia a un documento desclasificado, un informe de inteligencia del Departamento de Defensa estadounidense, que “indica quién es quién en el negocio de la cocaína de Colombia”. La lista, que comienza con el otrora jefe del cartel de Medellín Pablo Escobar, incluye a 104 “delincuentes, asesinos, traficantes y abogados sospechosos, hasta llegar al puesto 82: Álvaro Uribe Vélez, político y senador colombiano dedicado a colaborar con el Cartel de Medellín en instancias de alto nivel del Gobierno”. 

Documento desclasificado de la CIA————————————-

De acuerdo con la cita que hace Newsweek del Informe de Inteligencia, “Uribe estuvo ligado a un negocio involucrado en actividades narcóticas en Estados Unidos (?), ha trabajado para el Cartel de Medellín y es amigo cercano de Pablo Escobar Gaviria”. Al tratar de explicar por qué son tan buenas las relaciones de Uribe con Washington, Newsweek cita a Adam Isacson, del Centro de Política Internacional, quien sostiene que “éste es probablemente uno de los presidentes más pro Estados Unidos en toda la historia de América Latina”. Pero, en qué se basa la cooperación entre la CIA y Uribe?: A estas alturas, es claro. La posibilidad de que el Southcom tome el territorio colombiano como base general para el sometimiento de gobiernos progresistas, automáticamente “enemigos” de las pretensiones imperiales.

Cuando Uribe llega al poder, Carlos Ospina, jefe de la defensa de Colombia en ese entonces fué el responsable de “llamar” al Southcom (Comando Sur) para la “ayuda”. Probablemente, usted piense que es “la entrada formal” de las operaciones norteamericanas en el país, pero se equivoca de plano. Un poco de historia:

 

Las autoridades colombianas aceptaron, en una reunión efectuada en La Habana en 1950, que Estados Unidos ejerza el control del tránsito aéreo sobre el Mar Caribe y el Oceáno Pacífico. Posteriormente, en una reunión sobre navegación aérea del Caribe celebrada en 1956 en Santo Domingo, (cuando esta nación caribeña estaba bajo la tiranía del dictador Trujillo), Colombia ratifica que acepta el control aéreo por parte de Estados Unidos. Colombia se encontraba gobernada, en 1950, por el conservador Roberto Urdaneta Arbeláez, quien fue designado como Presidente por Laureano Gómez, es decir, no fue electo por el pueblo colombiano. Urdaneta Arbeláez era el encargado de contener al pueblo colombiano, que indignado se había rebelado tras el asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán en 1948. En el año 1956, la nación neogranadina estaba bajo la dictadura militar de Gustavo Rojas Pinilla.

En la década de los ’50, a la par de la entrega de la soberanía del espacio aéreo, la oligarquía gobernante en Colombia intensificó sus relaciones militares con los estadounidenses para tratar de detener a un pueblo que reprimido y masacrado de forma sangrienta, empezaba a utilizar diversas formas de lucha para resistir. En principio trataron de exterminar a las bases liberales y a los comunistas. Luego la cúpula liberal renueva su pacto de clases con la oligarquía y se unen a Rojas Pinilla en su dictadura. Desde esos años, se aceleró el proceso de entrenamiento de militares colombianos para la represión, el Comando Sur se hizo cargo de operaciones de guerra psicológica, y se perpetró en 1964, la masacre de Marquetalia, donde fueron utilizadas armas químicas (napalm) contra el pueblo.

 

Pero sería la Operación Marquetalia, (PLAN LASO / LATIN AMERICAN SECURITY OPERATIONS) y la muerte de 48 campesinos el 27 y 28 de Mayo de 1964, que se habían constituido en células autónomas y autodefendidas, las que dieran lugar a más temible enemigo de las operaciones de Washington en Colombia: Las Farc. Estos campesinos se vieron obligados a tomar los fusiles para defenderse, y constituyeron con el pasar del tiempo el más temible contrincante de los intereses del Gobierno colombiano. Y con ellos, llegaron los paramiltares. Las míticas matanzas de estas organizaciones son ben conocidas por los pueblos latinoamericanos, y sus relaciones con el narcotráfico (promovido, supervisado, regulado y financiado por USA a través del Plan Colombia) eran el pilar en donde se sustentaba todas las operaciones del Comando Sur en Colombia. Por decir menos, USA aseguraba un control absoluto sobre territorio, garantizaba la seguridad de la producción de narcóticos y su traslado conjuntamente con la OEA, al mismo tiempo que atacaba a la insurgencia con su ejército paramilitar. Pero ante la opinión internacional, las oscuras operaciones de la OEA, la malignidad de los asesinatos de los paramilitares y la implacable persecución contra líderes sindicales y progresistas  por parte de los gobernantes ( y Uribe desde su gobierno regional) comenzaban a ser un obstáculo para realizar la campaña presidencial que llevaría a Uribe al poder.
 

La estrategia para desparecer este obstáculo fué “la doctrina de seguridad democrática”, que consistía en dos frentes: Por un lado, presentar la legalización de los mafiosos narcoparamilitares como resultado de una “negociación” que habría llevado a los “paras” a la supuesta entrega de sus armas y a la disolución de sus estructuras organizativas; un proceso que inició Uribe desde que era gobernador del Departamento de Antioquia, hace más de 10 años. Por otro lado, plomo fundido y exigencia de capitulación incondicional a las FARC, acusándolas de terrorismo. En los dos casos, los resultados han sido desalentadores.

 

El último informe de Derechos Humanos de Naciones Unidas “insta al Ministerio de la Defensa y al Fiscal General a implementar medidas eficaces para desarticular todas las formas de grupos armados ilegales surgidas después de la desmovilización y a profundizar en el desmantelamiento de las estructuras políticas y económicas de los grupos paramilitares desmovilizados”, indicó el informe. Y es que hasta la extradición y después de cuatro años de entregar las armas al Estado, sólo 85 de los 32 mil paramilitares desmovilizados estaban procesados por la Justicia colombiana, y de ellos sólo 55 estaban tras las rejas. El presidente Alvaro Uribe extraditó a 13 de sus máximos jefes, y ahora sólo quedan 40.  El mandatario se dirigió a la nación y explicó, brevemente, sus razones. “Unos seguían reincidiendo en el delito, otros no cooperaban debidamente con la Justicia, y todos incumplían con la reparación de las víctimas al ocultar bienes o demorar su entrega”, aseguró. 

 

Pero la verdad es otra. Los ex jefes paramilitares extraditados eran el motor de las investigaciones por los vínculos entre los grupos armados de extrema derecha y los políticos. Sólo entre Salvatore Mancuso y Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, habían señalado a más de cien diputados y senadores, ministros, gobernadores, alcaldes y concejales, la mayoría aliados, correligionarios, amigos y hasta familiares de Uribe. “La extradición de los cabecillas paramilitares evita que sus confesiones sigan incriminando congresistas de la coalición uribista e involucrando a integrantes de la rama ejecutiva en el proceso de la parapolítica”, denunció en un comunicado el Polo Democrático Alternativo, el principal partido de la oposición.

 

En los diez minutos que duró su discurso, Uribe no mencionó ese detalle. Tampoco hizo referencia a que Mancuso y Jorge 40 habían confesado en una audiencia con la Corte Suprema que mantuvieron varias reuniones con el actual vicepresidente Francisco Santos y su primo y ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, durante los años ’90. Esas confesiones cumplieron un año este mes. Nadie las investigó y los dos funcionarios, aliados incondicionales del presidente Uribe, siguen en sus cargos.

 

En cuanto a las Farc, siguen en pie.

 

El plan del  Southcom

 

En nuestro presente, las bases militares que se plantean establecer en Colombia sólo tiene un sentido lógico: Potenciar la captura de territorio por parte de EEUU y servir como soporte para incursiones armadas contra países hostiles. En mi humilde opinión, el plan puede ir dirigido en las siguientes fases:

 

1.- Establecer aliados políticos, mediáticos, en las regiones de Venezuela con recursos (petróleo) de interés estratégico para USA.

2.-Fomentar el chauvinismo regional en medios de comunicación a la población. Dotar progresivamente, a través de símbolos, actos culturales, noticias, análisis, eventos y lenguaje político, la impresión de ser una “nación” extraterritorial en los estados clave.

3.-Coordinar la matriz de opinión internacional para satanizar al estado venezolano a partir de ejes temáticos bien definidos: narcotráfico, armamentismo, injerencia y violación a la soberanía, violaciones a los derechos humanos, apoyo a grupos insurgentes.

4.- Aglutinar a fuerzas paramilitares colombianas para introducirlas en Venezuela progresivamente, de manera de mimetizarlas con la población y dotarlas de poder de fuego. Coordinar su presencia en estados clave. Dotarlas de autonomía para la recaudación de fondos a través del sicariato, secuestro y narcotráfico. Utilizar los medios para camuflajear los hechos atribuyéndoselos a fuerzas insurgentes colombianas.

5.- Corroer las fuerzas policiales de los estados fronterizos (Zulia, Mérida, Táchira) a partir del soborno.

6.- Anular progresivamente mediante el ataque simultáneo (mediático, político) a gobiernos de la Alba.

7.- Consolidar el tráfico de armas mediante la participación de la Agencia Israelí Mossad.

8.- Obtener, por medio de las gobernaciones en el plan conspirativo, recursos económicos, mapas, documentos y estudios de suelo, edificaciones, empresas y fábricas. Consolidar reuniones con sectores empresariales sumados al plan, y conectarlas con las transnacionales de manera implicita en los futuros planes de explotación de recursos.

9.- Organizar el tejido social para “calentar la calle” de manera progresiva, a la espera del hecho mediático que “justifique” la secesión.

 

Quizás parezca imposible que este plan que planteo sea, efectivamente, una posible estrategia de ataque. Pero, revisemos los hechos a través de los siguientes enlaces:

 

Consejo Legislativo del Estado Zulia recibirá propuestas secesionistas

Guerra de figurines analiza la CIA para independizar el Zulia …

Plan Colombia: Invasión oculta en el Táchira

La Secesión del Zulia

Copei denuncia que pretenden sembrar supuestos paramilitares

aporrea.org – Dios con los paramilitares en plena zona de invasión

Cómo fue concebido el plan para la secesión del Zulia

Insulza se reunió con la rancia y golpista oposición venezolana

Abrebrecha.com – Denuncian plan secesionista en el Estado Táchira …

Brownfield, Uribe, Santos, el Táchira y el Zulia, Puertas de la …

Nuevo comandante de la guarnición del Zulia: “un golpe de Estado …

Intentos secesionistas: Consejo Legislativo del Estado Zulia …

Presidente Chávez: El gobernador del Zulia protege a las mafias y …

COPEI Táchira

aporrea.org – Aristóbulo Istúriz: Por el Zulia ingresan personas …

ABN / La secesión es el norte de los apátridas en Venezuela …

Gobernador de Táchira pedirá a AN crear un estado de excepción en …

Gobierno insiste en acusaciones contra pérez vivas por supuesto …

César Pérez Vivas | Informe21.com

No vamos a permitir que al Táchira lo conviertan en un nido de …

A Punto: Autonomía o Independencia del Estado Zulia

El Aissami alerta sobre supuesto plan secesionista en Táchira …

Foros de Aporrea.org :: Ver tema – PLAN CONSPIRATIVO DE LOS EEUU …

Venezuela: Denuncian células paramilitares secesionistas

Seria una solucion la segregacion de el Estado de Zulia – Foros …

 

Evidentemente, en esta corta selección noticiosa se condensa el panorama actual y el estado de la operación. Espero contar con más material para seguir ahondando en el tema. Por lo pronto, las medidas de Chávez han sido relampagueantes: Vuelta del personal diplomático de Venezuela, amenaza de corte de relaciones comerciales, perspectiva de nacionalización de empresas colombianas en suelo venezolano, cancelación de importaciones. Se espera una alerta general en las fuerzas armadas, si es que ya no está dictada. Venezuela se prepara a liderar la primera batalla del siglo 21, y será de resistencia por América Latina. Amanecerá y veremos. Espero sus comentarios.

 

Esteban Mejías.

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

KA

Agencia de creativos especializados en comunicación contemporánea

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: