Skip to content

La guerra comunicacional en Venezuela./ Las Redes Sociales (1)

21/02/2015

La vigilancia por Internet desenmascarada por Stephen Baker, en "Los Numerati"

Para comenzar, deberíamos aproximarnos a la naturaleza del fenómeno, los lenguajes estructurales que definen a las redes sociales. En primer lugar, el carácter de las redes sociales es público. Su uso, está condicionado siempre por la noción de pérdida de intimidad y por tanto, su motor de atracción al público será siempre la intimidad.  Por primera vez, el espectador contemporáneo encuentra un canal de comunicación propio, multimediático y con alcance global. La idea de “libertad” entonces se acopla al uso de la tecnología construyendo una nueva manera de pensar la comunicación para los anónimos, los invisibles; y esto es también canal para la circulación de las diferentes expresiones del espectador. Expresiones que son deseos, opiniones, sueños, críticas, relaciones, actividades diarias. Las redes se convierten en diario personal del espectador, potenciado a medio de difusión masivo. En esta dialéctica de lo propio y lo ajeno, la “libertad” de expresión quiebra los ordinarios alcances habituales de la individualidad porque anda por la calle con un megáfono que puede resonar, según los criterios estéticos, comerciales, políticos, académicos, publicitarios con que se califique al otro lado del mundo.

Con las redes, nuestra manera de entender al mundo se construye a partir de una experiencia multisensorial, eminentemente atractiva por la inmediatez, la cercanía y los avances de la tecnología. “La libertad” de acceder a cualquier contenido, a cualquier hora, en cualquier lado. Esta será la primera condición para definir el fenómeno, entonces: la falsa ilusión de libertad.

No existe “libertad” en las redes sociales. Los espacios “habitables” de la física constructiva en ordenadores tienen dueño. Su alterego como usuario de redes “vive” físicamente en un sitio, paga alquiler y luz eléctrica. Y tiene dueño, repito. Por tanto y lamentablemente, navegar en la superficie de la web tiene un costo que se hace insoportable. Las revelaciones de Edward Snowden al respecto son importantes, pero día a día las empresas Google, Facebook, Twitter y demás sistemas de intercambio social filtran datos de usuarios a las Agencias Gubernamentales NSA, FBI, CIA, MOSSAD, DEA y a sus entes relacionados en el corazón del Pentágono. Esto tiene que ver con dos aspectos que se entremezclan: la política norteamericana de defensa antiterrorista y su conexión con la industria norteamericana; así se encontrará en su día a día en las redes avisos, comerciales, gifs animados, mensajes de correo electrónico, ofertas, videos, recomendaciones, invitaciones, comentarios, etc. Y en estas líneas, el (etc.) es perturbador porque sus datos personales, sus hábitos, sus patrones de consumo, su nivel socioeconómico, capacidad de compra o endedudamiento, preferencias y muchos datos más son el insumo para esta máquina de simulaciones y creación de patrones de conducta que es el capitalismo, y el etc. implica que en el futuro las calles hablarán, las paredes conversarán, saludarán, recomendarán, ayudarán. Las presencias virtuales, los cerebros de plástico y coltán guiarán los pasos de unos culos cada vez más gordos, con cada vez más dinero y más comodidades a una vida sedentaria. Hablarán de lo que deseas, lo que has soñado, te dirán cuánto dinero tienes para hacerlo, cuánto puedes pedir prestado y cómo pagarlo. Te recomendarán comprarle el regalito a ese amigo en este día, te enseñarán a ser atento con quien comenta y quizás algo más de su vida. Las redes te despertarán con tu canción preferida, según tu humor publicarán tu estado de ánimo, y te dirán qué desayunar mientras sintonizan el videoclip del momento. Detrás de toda esa cercanía se encuentra una lucha a corazón abierto, donde las transnacionales vinculadas quizás a ese medio pierden sus extremidades en un harakiri transaccionario por un horario, un espacio de tu tiempo. Donde aunque te suene extraño, ya han comenzado a enviarte publicidad y nada de lo que ves, es casual.

Obviamente, esto implica un tipo de vigilancia. La atención que te brindan tiene un bono plus, y es saberte; un saber en el orden de lo privado, lo que se autoexcluye del intercambio social: la intimidad, sinónimo sugerente de la debilidad. Lo turgente de la personalidad, lo vulnerable. Lo suceptible de convencer o vencer para inducir a una acción pero también para predecir las tuyas. La Ley Patriota destruyó la esfera privada en Estados Unidos y el mundo. Y es el gran GPS que nos cuelga del cuello, el sabernos lo que la hace universal.

Hoy, un tercio de los niños en Venezuela acceden a contenidos televisivos por Internet. La penetración de las redes sociales será una constante cada vez más vívida y atrayente, y el objeto del deseo de las compañías será lograr el contacto, la aceptación a la vida íntima del espectador; quizás debería definirlo como consumidor, porque es eso precisamente lo que somos hoy en día, los usuarios de la red: peces en el mercado. Desde el momento en que se comenzó a comprar con un click, la noción clásica de “mercado” tuvo una conmoción espasmódica, de la cual aún se recuperan los potentados “old fashion”. Los índices de captación de nuevos clientes se incrementaron, el alcance publicitario, las metodologías de medición (desde el briefing hasta la proyección). La mutación de lo publicitario, en aras de “la regionalización de lo global y la globalización de lo regional” no es un fenómeno nuevo. Lo que han hecho las redes sociales es permitirle a las compañías de investigación mayores datos de sus posibles clientes, de sus clientes y de los que no lo son a partir de una violación de la seguridad de sus cuentas personales. Un sistema perfecto para la comercialización de los simbólico, pero también para el control de la población.

 

La “libertad” que pregonan las redes sociales en sus metamensajes también contempla la opinión. Bajo el paradigma “muchos medios para formarse la opinión” conque el empresariado multinacional coptó la mayoría de los medios de comunicación independiente en Europa y Estados Unidos, y transformó el marco jurídico de su país y muchos países en la tierra, los oligopolios comunicacionales son una realidad dantesca y hoy es risible decir que te mantienes informado porque lees varios medios; casi todos son socios, o tienen el mismo dueño. Encargados de dictar la pauta del día a nivel mundial, colocan el tema en la mesa en cualquier país del mundo. Millones de personas a través del planeta tierra hoy, están hablando de lo mismo en aras de una información “global” transmitida por los medios de comunicación. Paradoja que no perfila el cinismo de una “globalidad” que es sinónimo de “profesionalismo”, “objetividad”, “pluralidad” y que realmente es una selección, de un trozo ínfimo de una (realidad?). Elegida para ser difundida localmente, globalmente bajo unos intereses específicos, pero universales. Y estas selecciones de la realidad provocan simpatía o rechazo, también acomodadas a la intención del dueño del canal. De qué libertad hablamos?

Diariamente, navegamos sólo el 9% de la totalidad de Internet. Deep web la llaman, y será en capítulo 2 de estos relatos. No podemos hablar de libertad cuando existe un mundo paralelo, casi infinito sin conocer pero que nos conoce. Hasta entonces.

 

2 comentarios leave one →
  1. 21/02/2015 6:33 pm

    Reblogueó esto en OTRAVOSS.

Trackbacks

  1. Que bochinche es éste de firmas y etiquetas? | Guerra Digital para la Resistencia Mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: