Skip to content

La Guerra Mediática en Venezuela. Las Redes Sociales 2.

03/03/2015
Hace unas noches, conversaba con mi amigo Antonio Curcu acerca de la “superficialidad” conque algunos investigadores abordan las consecuencias del uso de la internet en los jóvenes. Es decir, la rapidez, la frecuencia, la cantidad de información a nuestro alcance nos hace un poco neofílicos (adictos a la novedad), y nos estimula un apetito incansable por saber. 

Pero cómo es ese saber? . Es un conocimiento frágil muchas veces porque esa misma rapidez no permite, según estos teóricos profundizar, leer un poco más sobre esa noticia, es información que nos interesa. Le decía a Antonio que esa afirmación era relativa, en cuanto el espectador poseía una visión más crítica sobre las intenciones, los motivos de la interpretación que hacen los medios de comunicación sobre la noticia. Que un público cada vez más consciente, en la medida en que la “consciencia” pasa por el ángulo de lo sociopolítico interpretaba de manera más crítica, más analítica “el contexto” de esa información. Lo que no escapa de una severa contradicción; porque este mismo público “más analítico” también es más propenso a aplicar ese “saber” para involucrarse con una idea que presuma o coquetee con esos valores republicanos, laicos, forjadores de democracia, respetuosos de los derechos humanos que tanto exporta la industria occidental. Usados como slogans, fotografías y videos de corte masivo, hashtags y enfoques críticos de todo tipo el espectador contemporáneo se alinea con las peores tramoyas (término venezolano para identificar campañas de opinión) alegremente, en un fervor “libertario” que ataca la matriz de opinión con una ferocidad de perro de presa, tan irreflexiva como estridente.

 

Esta “estridencia” entonces se conjuga con la necesidad personal del usuario de proyección personal, muchas veces estimulada por el ego, por la interacción social y consecuentemente, la posición en el contexto sociopolítico. Entonces, esa “fotografía verídica” conque se martiriza a un estudiante con un fusil resulta que es de Egipto, es del año pasado y además todo el mundo sabe que es falsa; y aún así, sigue recibiendo difusión, inalterable. Su difusión condenó inmediatamente al soldado con el fusil: pero no lo condenó solo; condenó a toda la Fuerza Armada Venezolana. Y esa “condena” será unánime para una burguesía que nunca aceptó a un presidente indio, negro, bembón, malhablado, burlón, cantor y soldado. El soldado visto como sirviente. el soldado visto como ignorante, herramienta útil de Generales y Capitanes con la barriga llena y el carro sucio; el “superior” que ordena al soldado que le lave el carro, y el soldado sale a la calle a pagar con el primero que se encuentra, sea hombre o mujer esa maldita discriminación y sometimiento propia del régimen castrense. Y nacerán hijos a la orilla de los ríos, y caerán los indisciplinados, y se estimulara la corrupción. Y así seguirá la letanía, la novela fabulada de una fuerza castrense que lleva en los genes a Simón Bolívar.

Lógicamente, al germen de la Revolución Bolivariana (la nueva doctrina de unión cívico-militar) apuntan la mayoría estadística de estos ataques. En una confrontación nunca vista, asistimos a un choque de doctrinas estratégicas: la doctrina de Guerra de IV Generación de la administración Obama vs. la Doctrina cívico-militar del chavismo. Quizás sea el análisis más visceral, pero me temo más acertado para entender a Venezuela hoy.  No es un secreto que nuestro país en cuestión represente el fallo más garrafal, mas vergonzoso de toda la política exterior estadounidense. Quince años de guerra psicológica sin para en el 80% de los medios privados; todos los días, de diversas formas y maneras, anónima, representativa, infundada. Quince años de paros, sabotaje, asesinatos, corrupción, saqueo indiscriminado de los bolsillos de nuestro pueblo a manos de los empresarios y sus dos tenazas sangrantes: el desabastecimiento y la inflación. Quince años con “noticias” falsas en todos los apartados del planeta, acompañadas por perlas como ésta:

Uno de los casos más difundidos es el de esta fotografía de Egipto tomada durante las movilizaciones para derrotar a Mubarack, y que la oposición venezolana, así como diferentes medios de comunicación opositores han tratado de hacer pasar por Venezuela. Como veremos, en esta foto, al igual que en muchas otras, la manipulación es tan burda que los uniformes de la policía ni siquiera guardan parecido con los de los agentes de la GNB venezolana. ABC e Intereconomía: MMCC de la extrema derecha española:

orhpositivo orlando romero harrington análisis de la guerra mediática en venezuela

El bloguero falsasbanderas.wordpress.com ha hecho un trabajo increíble en la recopilación de tesos casos por las redes sociales, identificando 55 casos puntuales. https://falsasbanderas.wordpress.com/2015/03/01/manipulacion-mediatica-fotos-falsas-para-desinformar-sobre-venezuela/  Sin embargo, día a día la maquinaria de laboratorio perceptivo que está formada por unidades de acción inmediata en lo comunicacional “fabrica” decenas de manifestaciones como ésta. Y automáticamente, se convierten en matrices de opinión que repiten los medios internacionales. Paradójicamente, este ejemplo se “cocinó” en uno de los medios más conocido en esta agresión. El ABC de España. Y si bien es cierto, estas matrices son efímeras y fácilmente cuestionable, dejan “huellas” conceptuales en el público. Forman recuerdos, experiencias que pasan a ser parte del “inconsciente colectivo”, esa vaca sagrada a la que le rezan los mercaderes de lo neoliberal. 

Obviamente, las fotos siempre son las más impactantes. Las más borrascosas, las más inmundas con la bemol de que son perpetradas por los gobiernos que nos atacan. Mundo al revés, de Galeano en una noche tropical. Mundo bizarro, oscuro e impertinente que nos acecha y nos estigmatiza. Resulta tragicómico que Venezuela sea un ejemplo para el planeta entero sobre resistencia a la guerra psicológica; lo lamentable es que algunas izquierdas a través del mundo nos condenen, precisamente basadas en estas campañas. Lo cómico es que son esfuerzos inútiles ante un pueblo emancipado y rebelde. Recuerdo a Chávez, comentando los intentos de golpe de estado por el Gobierno Norteamericano: “… saben qué: bastantes montaña hay aquí. Saben otra cosa? Bastante pueblo hay aquí. Y saben otra cosa? bastante cojones hay aquí!”. Recuerdo a Chávez, que nos amanece todas las mañanas y al cual vemos a cada paso en estas tierras. Y río, sardónicamente. La  misma risa conque pelearemos hasta el final. La risa de los libres. Mientras Obama se retira del Salón Oval, tratando de lavar su imagen de “presidente blando” en la guerrerista política exterior gringa, somos la espina que se sobrepone a la oscuridad. Que así sea.

Venceremos!

 

3 comentarios leave one →
  1. 03/03/2015 9:03 pm

    Reblogueó esto en OTRAVOSS.

Trackbacks

  1. Que bochinche es éste de firmas y etiquetas? | Guerra Digital para la Resistencia Mental
  2. La Guerra Mediática en Venezuela. Las Redes Sociales 2. | Noticias de mi Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: