Skip to content

Carta abierta a Nicolás Maduro.

14/03/2015

Ayer leí de un tirón el libro de entrevistas hechas por José Vicente Rangel a Hugo Chávez. Y entonces, entendí. Entendí desde una perspectiva humana, cercana, la vorágine que envolvió al Comandante desde que decidió hacer lo que su corazón le pedía. Chávez hizo lo que su alma le exigía hacer, dejando todo atrás. Chávez enmendó años de oscuridad sólo con creer que era posible, jugando todo en una carta, sin miedo a la muerte.

Hoy, Presidente Maduro nos toca de cerca la muerte, que es la guerra. Y a todos los venezolanos, quizás algunos más y otros evidentemente menos estemos conscientes de la gravedad de la amenaza, de la importancia para nuestra supervivencia. Estoy seguro que muchos albergan la esperanza de que sea otra bravuconada imperial, como muchas. Yo estoy convencido de que es el prólogo a una acción militar. Todo lo que investigo, lo que leo, lo que converso, lo que descubro indica claramente que la necesidad de petróleo se va a llevar por el medio cualquier resolución de derechos humanos, cualquier payasada que es hoy la ONU, cualquier acto de solidaridad internacional. La necesidad imperial de petróleo no reconocerá organizaciones, pueblos ni mandatos internacionales. Cuentan con el beneplácito de la Unión Europea, esa que en sus programas de televisión llama y apoya un golpe militar. Cuenta con la ignorancia supina del pueblo norteamericano, cuenta con el formidable lobby sionista y cuenta además con el odio irreflexivo de grupos anticastristas, verdaderas generaciones de rencor, hijos de la Operación Peter Pan. Con menos apoyo, Estados Unidos redujo a la nada a Libia y masacró en vivo a su líder, el León del Desierto.

Le decía que leí al Chávez tempranero, al Chávez soldado, irreverente, profético, encendido por ese fuego azul Zamorano. Y entendí que usted Presidente lo conoció en esa época. Y entiendo ahora Presidente Maduro que usted también lleva ese fuego y por eso le digo, para hacer esta misiva corta que nadie puede liderar una guerra sin tener a gente que muera por él. Nadie. Y permítame ser fatalista en este sentido, pero en este momento creo que las acciones de gobierno van orientadas a proteger al pueblo sí, pero desde la perspectiva de mantener la paz. Y no creo que esa dirección sea totalmente eficaz en este contexto geopolítico. Creo firmemente, Presidente Maduro que el pueblo venezolano debe prepararse para una incursión militar, creo que los medios de comunicación deben acomodarse a un escenario en donde sean invisibilizados, creo que deben articularse desde emisoras clandestinas hasta espacios de cuidado médico, creo que el pueblo debe conocer de objetivos estratégicos y armas de destrucción masiva. Creo, Presidente Maduro que bastantes ejemplos hemos tenido con Libia, Irak, Ucrania y Siria. Creo imperdonable para la historia que se produzca un ataque desmedido por parte del ejército yankee y nos pille desprevenidos, inmovilizados, sin organización. Creo, finalmente Presidente que usted se merece mi voto de confianza que es mi vida y la de los míos, porque he visto su devenir en estos años de dificultad. He visto su cara de miedo y sorpresa al oír aquellas palabras del Comandante Chávez antes de morir, designándolo candidato y sucesor. He visto su cara de dolor ante la noticia, ante el recuerdo. He visto su sonrisa ante el contacto con el pueblo, su pueblo. Pero también he visto la furia azul de Zamora, de Chávez, de Bolívar al mandar a los gringos a lavarse ese culo.

Hoy, Presidente Maduro quiero decirle que mi vida se la ofrezco. Le ofrezco mis habilidades, mis talentos y mi furia. Quiero decirle que como yo, hay millones, que estamos esperando lo que ya intuímos que va a pasar. Que lo reconozco como Comandante de este ejército-pueblo, que al final son la misma cosa. Que tenga claro que a la hora de los hornos, estaremos con usted y sus decisiones. Que responderemos doblemente por cada afrenta. Que la sangre de Negro Primero nos acompaña, de Otaiza, de Serra, de Anderson y de todos nuestros muertos. Que quizás usted no lea esta carta, pero al final no importa. Alguien la leerá, y si ese alguien se vé identificado en estas líneas, el trabajo está hecho. Porque ese alguien quizás coincida conmigo en cualquier trinchera, y sé que peleará como bestia indómita hasta el final. Eso me basta Presidente. Eso, y nada más.

5 comentarios leave one →
  1. 15/03/2015 12:25 am

    Las posibilidades de una intervención militar abierta en Venezuela son ínfimas, a mi parecer. Dicho esto, el mayor mal político es la ignorancia de no matizar las posiciones. Por supuesto, los gobiernos despóticos, insensibles, y depredadores de Estados Unidos, la Unión Europea, y varios organismos de la ONU; no tienen ninguna justificación ni merecen apoyo alguno. Pero aun así, ostentar una ideología de izquierda no implica -ni debe implicar- un apoyo a Nicolás Maduro. Una gestión simplemente necia, y una represión mínimo igual, pero más probablemente más despótica que la de los gobiernos que tanto critica el gobierno venezolano. La prueba de tu falta de criterio está en el texto: “ofrezco mi furia”, “mi vida se la ofrezco”, y las referencias históricas para exaltar el nacionalismo demuestran que tu posición tiene un fundamento meramente pasional antes que lógico. Como un anciano que prefiere mantener una posición que antes pensaba que era correcta antes de cambiarla -por orgullo ignorante, consciente o inconsciente-. Vive así en negación, fingiendo que las cosas no cambian para evitar admitir un error, por miedo al cambio. En fin, matizar es imprescindible.

    • Orlando Romero Harrington permalink
      01/04/2015 1:32 pm

      Si partimos de una apreciación como “Las posibilidades de una intervención militar abierta en Venezuela son ínfimas” la discusión se torna personalísima. Y no voy a perder tiempo demostrándote que no es cierto. Porque el sabotaje, la organización de golpes de estado, los asesinatos, las guarimbas, todo cuenta como sumatoria en la aplicación de la doctrina militar del Golpe Suave y para que te enteres, constituye una agresión de orden militar. Sí, “matizador”. Todas estas acciones están enmarcadas dentro de una agresión militar. Cuando leo “Pero aun así, ostentar una ideología de izquierda no implica -ni debe implicar- un apoyo a Nicolás Maduro” imagino que debes haber escrito esa línea entre pus y mierda. Porque aquí no se habla de izquierda ni de derecha. Se habla de Patria, gran cabrón. Porque al caer las bombas, veremos cómo se come este cuento guabinoso de lógica, matices y cuidados estéticos con el discurso mientras un soldado yankee viola a tu hija (si es que has podido reproducirte, escoria). Ah, y si encuentras soberanamente ilógica esta respuesta, anda y consulta en internet acerca del estado actual de libia, Irak, Afganistán, Siria y Ucrania. Anda, y vuelve.

      • 02/04/2015 12:32 am

        “Las posibilidades de una intervención militar ABIERTA en Venezuela son ínfimas”. Y con abierta me refiero a una invasión explícita. No niego que haya sucedido o que podría suceder lo que usted llama “golpe suave”. Respecto al resto… Usted mismo lo dijo: es soberanamente ilógico. Tanta basura nacionalista es propia de faltos de educación. La Patria misma que tu invocas ha sido la herramienta que blande Estados Unidos para justificar… ¡Justamente todos las guerras que citas: Libia, Irak, Afganistán, Siria y Ucrania (en esta última no es Estados Unidos directamente, pero sí el nacionalismo). En fin, un mal nefasto. En cualquier caso, lo invito a leer el artículo “La enfermedad moral del patriotismo” de Jorge Majfud. Así, entre menos autómatas inconscientes haya en el mundo, la humanidad puede avanzar.

        • Orlando Romero Harrington permalink
          02/04/2015 5:11 pm

          “La enfermedad moral del patriotismo” JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA “Y con abierta me refiero a una invasión explícita. No niego que haya sucedido o que podría suceder lo que usted llama “golpe suave”.JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Tanta basura nacionalista es propia de faltos de educación. La Patria misma que tu invocas ha sido la herramienta que blande Estados Unidos para justificar… JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA Ucrania (en esta última no es Estados Unidos directamente, pero sí el nacionalismo). JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA entre menos autómatas inconscientes haya en el mundo, la humanidad puede avanzar JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAHUAHUAHAUHGAGGAHHALKKPFFFFFFFFFFFF

    • José Hernández permalink
      07/07/2015 11:36 pm

      ¿Matizar es imprescindible? Imprescindible es educarse para estar claro y saber de que lado estás. Allá los gringos con su nacionalismo justificador de invasiones y genocidio. Yo soy venezolano, nacionalista, bolivariano y chavista sin vacilación. Quien se matiza, se traiciona… ya te veré llevándole cafecito a los soldados gringos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: