Skip to content

Coherencia.

26/04/2017

adicciones-redes-sociales

por Orlando Romero Harrington 

Hay una especie de límite no contado, escondido entre la figura del personaje y la vocación de comunicar. Si partimos de la idea de que la comunicación, en tiempos de guerra es quizás el arma más importante en ese escenario simbólico al que tanto hace referencia Walter Martinez, entonces existe, quiéralo o no una prerrogativa que parte de un principio.

Un principio, ya se sabe es una decisión consciente del sujeto, que consiste en adoptar como suyo una idea que a su vez, está formada por valores. Y si de principios hablamos, y entiendo que estamos hablando usted y yo del mismo principio revolucionario que une a más de seis millones de personas en este país y que se extiende por todo el planeta, entonces sí. Estamos obligados a comunicar. Y estamos obligados a comunicar con el propósito, en primer lugar de convencer.

No hablaremos ni disertaremos de la fama. Es un atributo de cada persona, a veces por mérito, a veces por viveza, a veces por estar en el momento adecuado con la persona adecuada. Es la historia de un abanico de personajes que hacen vida en los medios venezolanos, y que consisten a lo sumo en un crisol bien variado y singular de posiciones frente a la realidad nacional e internacional. Lo interesante es que el público deposita unos minutos valiosísimos en el devenir de la comunicación contemporánea en leerlos, en ver sus fotos y videos, en compartir las visiones de mundo de los referidos. Y los procesos de reflexión individual que tanto propician el uso de redes sociales y sus diversas plataformas son hoy materia de discusión pública.

Y cómo convencemos a un público que se ha acostumbrado a la foto de la cena de la periodista, al video de los deportes extremos del artista, a las menciones de flirt del cantante y a las depresiones audiovisuales y las desdichas del escritor de turno? Resulta un shock, por así decirlo para los fans de estos personajes cuando comienzan a mencionar la política en sus post. Algunos simplemente no lo hacen, por variadas razones que no importa mencionar aquí. La historia es el mejor juez. Pero es evidente que la banalidad, la superficialidad de los contenidos que emiten para sus vías de expresión digital no conviven, no calzan con los supuestos principios que predican.

Todo lo contrario. Las redes y sus plataformas son vistas, desde la inocencia de la necesidad individual de satisfacción (Maslow gozaría un imperio con el análisis de algunas cuentas de la Fania All Star del Chavismo mediático) de imperativos sociales, como una vía personal de expresión. Desvinculada del trabajo, de la ideología, de la política. En algunos casos, se enfoca a las redes como un canal personal de influencia y de conexión con intereses personales, de autopromoción, de promoción de una gestión institucional que trata de maximizar la cotidianidad logrando parámetros de aburrimiento insostenibles. Lo más interesante es que para los dueños de estas redes, muchas veces monopolizadas por grandes oligopolios transnacionales y en su mayoría controladas por el imperialismo norteamericano y el zionismo, son el vehículo perfecto para controlar, publicitar, informar, “educar” e identificar sus propósitos ideológicos. No son vías de expresión, ni se esconde un espíritu filantrópico en su desarrollo. Son, a lo sumo canales de publicidad; y esa publicidad, en el caso de Venezuela esconde un golpe de estado que es máscara de un genocidio sistemático, una destrucción programada de los logros y gestión de la Revolución Bolivariana y digo más: una invisibilización de los valores y principios revolucionarios.

Cada canal un medio diverso, rico y atrayente para el espectador. Cada red un espectro variado de información de los países en pugna. Cada espacio una oportunidad para dar voz a los que no la tienen, para el desarrollo fecundo de la curiosidad como motor cognitivo de una nueva manera de entender la realidad, de una perspectiva de clase. Estamos obligados a COMUNICAR, en mayúsculas, ante los ataques sostenidos del enemigo. Use entonces lo que tiene a la mano, olvide el ego y las ganas de figurar, la frivolidad y la guabinosa tarea de sumar seguidores: practique lo que predica, convenza con la verdad, la originalidad y la creatividad. Lea, comparta, analize. Brinde una nueva versión, o una versión desconocida a sus lectores. Cada minuto cuenta, cada opinión cuenta, y el objetivo es amplificar su voz que no es suya: es la voz de un pueblo queriendo ser libre.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. perezmirianwordl permalink
    26/04/2017 7:02 pm

    Excelente reflexiones camarada! Chavez incansable en su comunicación constante. Es un combate permanente 7x24x365XSIEMPRE! Es muy cuesta arriba. Requiere de voluntades férreas. Ahí vamos…siempre esperanzadas que SÍ veremos a nuestra PATRIA como la encausó Chavez. Nos lo dijo clarito…ÉL no la vería!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

KA

Agencia de creativos especializados en comunicación contemporánea

Ewan Robertson

Analysis from Venezuela and elsewhere

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: