Saltar al contenido

La Purga del PSUV

06/06/2019

psuv

Los movimientos telúricos que se avecinan en el panorama político del chavismo pueden ser interpretados, quizás avisados pero no necesariamente comprendidos por algunos dirigentes. Al igual que viene sucediendo en el panorama electoral europeo, centroamericano y latinoamericano la fragmentación de los bloques políticos tradicionales es irreversible. Y para ser claros, el chavismo ya es tradición o al menos su partido emblemático, el psuv. Lejos de sumar leña a los consabidos ataques contra el partido fundado por Hugo Chávez, es necesario señalar algunos aspectos claves para entender la dinámica venezolana de cara a unas elecciones parlamentarias que pueden ser termómetro de lo que pasa en las calles. Y las calles son gobernadas por una enorme apatía, grande como un edificio y silenciosa como la niebla. Hablo de apatía militante, ausencia de efervescencia, decepción y descrédito. 

Las causas son múltiples pero la primera y más importante la guerra económica. Las hazañas que hay que hacer para sobrevivir los embates de los comerciantes cómplices de este genocidio en cámara lenta no dejan espacio para la convocatoria. Es precisamente esta condición de guerra el signo esencial de la actualidad. La miseria, el esfuerzo, las privaciones atacan la emocionalidad, hacen temblar la fidelidad cognitiva, la racional. Doble juego imperial que está acostumbrado a vencer sobre los objetivos. Pero nadie habla, o al menos no he leído a nadie hablar de las consecuencias políticas en la militancia roja. Y es que la fidelidad, esa dupla emoción-razón que mueve la historia venezolana hace aguas, se difumina entre otras cosas porque hay elementos claros y notorios que la empujan al abismo: hablamos de corrupción. El mal endémico, el enemigo latente, el armaggedón y el fin de fines. 

Decía Hugo Chávez alguna vez que a el funcionario público que se le encontrara bienes malhabidos, inexplicables, debía sancionársele de manera ejemplar y yo digo amén. La Revolución Bolivariana ha pegado duro a funcionarios de todos los calibres, desde lo más alto. Sin embargo, no puedo apartar la cara de la mierda a pesar de que venga en perfume francés. Y no hay duda: la corrupción es como el amor, o como la mariguana que no se puede ocultar por mucho tiempo. En estos días, ahora mismo cualquier síntoma de latrocinio, despotismo, nepotismo o robo descarado de los dineros del pueblo es más fuerte y atroz que cualquier campaña electoral de la derecha. No hay defensa posible, ni argumento electoral, ni propaganda de vanguardia que pueda combatir la profunda rabia del individuo frente a los exabruptos de cualquier dirigente de cualquier grado o mérito en el PSUV. Y es que son casi veinte años para saber que aquí se conoce todo el mundo. Que sí, que hablamos muchas veces de individualidades, de casos aislados incrustados en la estructura partidista, que aún sobreviven como rémoras o parásitos del partido más grande de América Latina. No obstante, el efecto de su crimen vale por mil; el desánimo que provoca su accionar en cualquier militante es letal. La decepción es imparable, no se puede esconder y resquebraja cualquier doctrina. La furia y deseo de venganza entra en las emociones y activa resortes difíciles de manejar racionalmente, contagiosos y ejemplares en cualquier conversación. Con qué argumento combatir las matrices de opinión? Cómo hacemos para obviar el sentimiento de sumisión, de comer mierda de nuestros voceros y batalladores digitales?. Con qué idea se combate el mal ejemplo?

Y los puertorriqueños de Cultura Profética claman por ideas nuevas, y pocos escuchan. Y las nuevas generaciones tienen nuevas necesidades, nuevos enfoques sobre la realidad y están en el desierto político porque los líderes jóvenes del chavismo nacen viejos. Crecen imitando a los fundadores, con guayaberas y frases clichés de caudillo. Rápidamente adoptan las mañas y los trucos sucios, copian al carbón los métodos aderezándolos con ganas de dinero fácil. Se unen a los barcos que navegan el horizonte y los abandonan como ratas ante el menor contratiempo. Saben mucho de populismo, de abrazar al desvalido para la foto, de promesas por grupos de WhatsApp, de campañas electorales a cargos institucionales que estudian y anhelan como un título universitario. Son activistas para colgar noticias en su muro de twitter o Facebook, pero no las leen. Hacen pancartas llamando a la unidad, pero participan en guerras fratricidas comiéndose las entrañas de sus compañer@s/enemig@s. Juventud chavista que no pisa liceo ni universidad, que no batalla en su entorno natural, que no discute ni propone ideas transformadoras. Triste juventud que no es fotografía de su tiempo, hablando con los mismos símbolos de veinte años atrás, con la misma retórica discursiva, con los mismos recursos propagandísticos. Juventud que dejó de ser vanguardia, rebelde, única, creativa, insurgente, diferente para ser encajonada en chaquetas tricolor o en cortes de pelo bajito, con comentarios machistas, discriminatorios, xenófobos, racistas. 

Panteócrator, o el dedo de aquella Capilla que es símbolo inclusivo para la toma de decisiones en las cúpulas. Hasta que el partido PSUV no perfeccione y estimule la participación real, la diferencia exaltada en discusión, la versatilidad de una conjugación de ideas en reunión seguiremos acusando golpes en todos los flancos y hoy, se hace urgente. No entenderlo es condenar al PSUV a la extinción, con toda propiedad y no vale que me digas que no es inmediata. La fragmentación del voto es potencia pura, y muy a pesar del canibalismo político del PSUV y su mando contra cualquier tendencia nueva, no es tan sólida como para contener lo que estamos avisando. Es lógico que cualquier partido político asegure su vida en el ruedo electoral con la progresiva captación de voto joven, y si analizamos la historia contemporánea veremos que los grandes esfuerzos de la maquinaria política de derecha que vienen asolando los gobiernos de América Latina se afinca en las clases medias (y sus innumerables renglones). Puede el PSUV morder el voto de la clase media venezolana? La respuesta evidente es no, pero es un error no solamente gramatical. Es un error táctico, producto del brutal desconocimiento de la realidad. Con el advenimiento de la Revolución Bolivariana emergió, al igual que en varios países de América Latina una nueva clase fraguada en los brillos del socialismo. A medida pelo entre los renglones del mercadeo, esta clase sostiene ideales profundamente patriotas, pero su estilo de vida es tristemente pragmático y cínico. Construída con beneficios sociales del chavismo, esta clase no quiere mirar atrás, comienza a sentirse mal con su melanina y tal barrio no vuelve. Sorprendente, pero recurrente en Brasil y Argentina cuando hablamos de clase media oiga, apunte por ahí este nuevo fenómeno que es objeto de estudio y dolor de cabeza de cualquier think-tank electoral. Y a esta clase le gusta participar. Le gusta tomar decisiones, ser oídos, liderar. Al fin y al cabo se criaron con Chávez. 

Qué se puede esperar en Venezuela con este morro? Nada, que advierto (intuyo) un movimiento de entrañas de tierra, exigente y ojalá no vengativo de carácter popular. Suena la trompeta del Apocalipsis para algun@s y yo lo que veo es un pueblo valiente sobreponiéndose con el cuchillo en los dientes a la guerra, pero con una idea clara de renovación. De exploración a los nuevos tiempos, a la política honesta y transparente hecha con el pueblo, desde el pueblo. A la sinceridad como bandera y causa, al ejemplo de lo que predicas. A una purga que es simbiosis de venganza contra aquellos que han engañado al pueblo, que ostentan lujos y delicatessen mientras el hambre maltrata a los que nada tienen y nada tuvieron en 20 años. A todas estas, nada va a parar las ansias de revolución de Venezuela, no hay signo de claudicación ni de derrota. Hay, como ya he dicho destellos que no pueden ser alcabalas para el sentir, sino signos de advertencia para los dirigentes. Que su arrogancia sea la maldición que los espera en el olvido. Que sus crímenes sean texto en sus lápidas. Que su accionar contra los intereses de todos y todas sean castigados aquí, y en los millones de mundos existentes. Y que los girasoles de la esperanza sigan acompañando uña rebelión del pueblo más bandera de toda América Latina.

PD: los calificativos de contrarevolucionario, apátrida, anarco, escuálido o traidor los apuntan en los comentarios por favor por orden alfabético. La vieja Zonia me enseñó a no comerle mierda a nadie, ni a perfumarla.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Todo se Transforma

Sitio de Reciclaje y Ecología en Barcelona

KA

Agencia de creativos especializados en comunicación contemporánea

Josué Ferrer.

“Prefiero molestar con la verdad a adular con la mentira”. Lucio Anneo Séneca.

Libertaliadehatali's Blog

Enigmas, Puertas al Futuro, Otros Universos, Conspiraciones, Aventuras, Viajes al Pasado, Seres Extraordinarios....

Despertando a la Realidad

Tratamos de encontrar la VERDAD que tanto nos ocultan ELLOS.

A %d blogueros les gusta esto: